El abismo entre la mente y el alma

 

 

La información contenida tiene derechos de autor, puede ser utilizada con la salvedad de mencionar al autor y la fuente.

 

 

El ABISMO ENTRE LA MENTE Y EL ALMA

Autor: Armando Radilla Nogueda

 Si en tu vida actual sientes que a veces estás viviendo el infierno aquí en la tierra es porque estás perdido, porque tus creencias, paradigmas, dogmas, convencionalismos, etc. no son los adecuados para ti, porque no permiten que contactes con tu alma, no permiten que tu alma y tu mente sean uno, no permiten que tu mente se reverencie al alma, todos ellos están referenciados a lo externo hacen que tu mente y lo externo sean uno y crean una disociación entre la mente y el alma, es decir la mente se aleja del alma y utiliza las directrices que le marca el mundo exterior, entonces eres esclavo de todo lo que te rodea, tu mente obedece a todos los estímulos externos menos a tu alma, a tu ser que intuitivamente te dice que algo no esta bien, que hay algo mas allá del mundo que te rodea y eso te crea ansiedad, miedo, vacío interior y te aferras a lo externo, te apegas a las cosas, a las personas, a las emociones, a las relaciones, a los deseos. Y vives la vida como autómata, todo el mundo exterior tiene el control de ti, menos tu mismo, tu alma

Es por eso que sientes infelicidad, intranquilidad, sufrimiento esa separación de la mente con tu alma provoca ese vacío que sientes, ese tormento interior, desesperado buscas en el exterior algo para llenarlos y con el pasar de la vida, pareciera que ese vacío es infinito, no se llena con nada por más dinero que tengas, por más deseos cumplidos el vacío sigue, y seguirá mientras tu mente este separada del alma, hay doctrinas que prometen llenar ese vacío, quitarte el tormento interior, te adhieres a ellas, tratas de cumplir con sus leyes, reglas, etc. y por más que te esfuerzas no lograr llenar ese vacío, te enfermas, te sientes frustrado, pero sigues, te engañas y sigues porque tu mente sigue enganchada y siendo esclava del mundo externo, referencia todo lo que ocurre a lo externo. Es necesario que la doctrina que sigas te enseñe primero a desengancharte del mundo externo, te enseñe como funciona tu mente, te enseñe a ponerte en contacto con tu alma, para que por ti mismo descubras la verdad que te llevará a tu paz y felicidad verdadera, el alma te dará y te mostrará la manera de vivir la vida, te guiará y protegerá; y aunque el mundo exterior sea hostil nada importará tu alma te llenará y saciará la sed que sientas, ya no habrá vacío que llenar, por que no existirá el abismo que intentabas llenar con lo externo;  mente y alma serán uno y tu serás uno con Dios, en casa te sentirás y la bienaventuranza invadirá cada célula de tu cuerpo, cada pensamiento de tu mente, nada de lo que ocurra en lo exterior perturbará ese estado de paz al estar verdaderamente en Dios.