Publicación 3. "La conciencia"

30/01/2016  Publicación 3. "La conciencia"

 

 

Le llamamos conciencia al contenido de la mente, en otras palabras la mente sería el vehículo de la conciencia; en la conciencia están todos los contactos, experiencias, conocimiento y percepciones que hacen referencia a estos niveles de experiencia. 

Cuando en la conciencia solo permanece lo conocido y vivido, la decadencia del ser humano es segura; al siempre repetir la mente los mismo patrones de pensamiento, los mismo deseos ya sean anhelados o frustrados, las mismas historias, las mismas experiencias, el ser humano cumple sin saber su destino inevitable y predeterminado, no hay escapatoria la decadencia, el dolor y el sufrimiento son su destino. La conciencia del ser humano esta esclavizada por su deseos, anhelos, frustraciones, vivencias, etc. cuando en la conciencia no hay nada nuevo la mente envejece y como consecuencia el cuerpo físico también, siguiendo las tendencias de la mente, por ejemplo en los casos de seres humanos intelectuales, pensadores y científicos quienes siempre están en la búsqueda de nuevo conocimiento, nuevas creaciones, su mente esta constantemente activa, con nuevas ideas, teorías e hipótesis, entonces la conciencia se nutre, se renueva con nuevos conocimientos, la conciencia se expande, la mente se rejuvenece y como consecuencia el cerebro también, es por ello que este grupo de personas tienen una vida mas longeva y también una mejor calidad de vida. Cuando no hay expansiones de conciencia el ser humano vive aprisionado en un estado de conciencia cristalizado; este estado de conciencia cristalizado inevitablemente se precipitara en la vida de la persona, viviendo las mismas experiencias, nada nuevo tendrá, solo el pasado repitiéndose sin cesar, con nuevas personas, nuevas situaciones y el mismo estado de ánimo y la misma condición física.

Si vives tu presente a través de la ventana de tu pasado, tu presente y tu futuro serán siempre una caricatura de tu pasado.

Viviendo sin vivir, riendo sin reír, llorando sin llorar un autómata esclavizado por las circunstancias, dando tumbos en la oscuridad.
Si descubres tu luz interior, por muy tenue que sea síguela, ella te guiará fuera de la esclavitud, fuera de la oscuridad, aliméntala así como alimentas tus deseos, tus frustraciones, tus sufrimientos los cuales te mantienen esclavizado; reflexiona como es que alimentas tus deseos, tu dolor, tu sufrimiento, tus emociones, ese mismo mecanismo utilízalo para alimentar tu luz interna y verás que esa luz se convertirá en una llama radiante que te iluminará el camino hacia la luz que intuyes que existe y te sacará de la prisión en que has vivido.

A. R.